Pequeñas y medianas empresas que integran CAME reclamaron al Gobierno que impulse una transferencia de dinero del sistema financiero al productivo, y elevaron su voz de protesta al señalar que en cinco meses el sector bancario ganó 166.932 millones de pesos en concepto de intereses.

Este lunes, dirigentes industriales pymes en representación de todas las provincias, dialogaron con la diputada Carrió y el secretario de Emprendedores y Pymes de la Nación, Mariano Mayer, y se mostraron preocupados por la falta de precios de referencia de sus productos ante la volatilidad de la divisa norteamericana. El presidente del CCeIVT, Pablo Rivelli, participó de la jornada.

Durante el encuentro por el Día de la Industria, las pymes sostuvieron que los aumentos en las tasas de interés del mercado impulsaron un aumento preocupante en los costos financieros que deben afrontar. "Es imposible de enfrentar una tasa del 60 por ciento", afirmó el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Gerardo Díaz Beltrán, y agregó: "Sin tasas diferenciales para las pymes el empleo y la producción se paralizan".
"Gobernar es hacer una Argentina próspera en base a las pequeñas empresas y el campo. Las pymes tienen su dinero y su deuda acá", sostuvo "Lilita" Carrió.
En ese sentido, la legisladora instó a que 30 mil pymes logren exportar 100 mil dólares por año, en tanto el titular de CAME le retrucó señalando: "Bájennos las tasas, reactiven el mercado interno y vamos a exportar".
Por otro lado, los dirigentes se refirieron al anuncio del Gobierno sobre el aumento temporal de las retenciones. En este punto expresaron que "parecería ser una medida razonable", aunque plantearon que "debería venir acompañada de la obligación de que el complejo agroexportador liquide divisas en un plazo perentorio". 

Finalmente, se repasaron las herramientas elevadas por la entidad al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

MEDIDAS PROPUESTAS POR CAME: 

* Bajar de 29% a 21% la tasa por los créditos subsidiados para descontar cheques.

* Ampliar el destino de esa línea (21%) y poner a disposición de las pymes créditos blandos para financiar capital de trabajo, comprar insumos, maquinaria, y financiar exportaciones.

* Eliminar los límites de monto para participar de la línea.

* Poner cupos en esas líneas de crédito por tamaño de cada empresa.

* Triplicar los fondos a través del BICE para financiar inversiones pymes (en 2017 se desembolsaron algo más de $13 mil millones).

Propuestas para ampliar el caudal de financiamiento a la empresa: 

* Utilizar parte de los encajes bancarios para financiar a través de la banca pública y privada a las pymes, a una tasa anual no mayor a 21%.

* Factura electrónica: poner en marcha de forma urgente la factura electrónica que permite descontarla como si fuera un cheque y abrir un nuevo canal de financiamiento.

* Devolver a las empresas los saldos técnicos acumulados en la AFIP actualizados por la misma tasa que ese organismo cobra por deudas atrasadas.

Propuestas para sanear los pasivos financieros de las pymes:
* Ofrecer una línea de crédito mediante el BICE a tasas máximas de 20%-21% para cancelar deudas de las pymes con los bancos que aplican tasas superiores al 50% anual.

* Acuerdo con el Sistema Financiero: renegociar las deudas con las pymes, dándoles un periodo de gracia de tres meses y bonificando desde el Estado Nacional parte de la tasa de interés.

* Poner topes máximos al CFT que cobran los bancos por créditos personales, descubiertos, descuentos de documento y créditos productivos.

* Suspender todos los embargos de la AFIP a las pymes hasta diciembre.

* Reformular la actual moratoria con tasas viables (no mayor al 21% anual) y pagables para las pymes.

* Eliminar impuestos sobre intereses punitorios.

* Bajar de 25% a 5% el primer anticipo de ganancias.